¿Cómo funcionan los Rayos X?

¿Cómo funcionan los Rayos X?

Desde su descubrimiento, los rayos X se han transformado en herramienta fundamental, no sólo de la medicina y la ciencia para realizar diagnósticos más certeros, sino también en el área de seguridad.

¿Qué son los rayos X?

Los rayos X, como una forma de radiación electromagnética, puede presentar una longitud de onda entre los 10 y 0,001 nm. La letra X que los denomina se refiere a que, al momento de ser descubiertos, no se conocía aún a qué tipo de radiación correspondía. Fueron descubiertos por el profesor de física alemán Wilhelm Röntgen, en 1895.

Publicidad de Google AdSense

Funcionamiento de los rayos

El funcionamiento de los rayos X es muy similar a lo que sucede con los rayos de luz que distingue el ojo humano, con la diferencia de que la energía de los rayos X es mucho más potente y tiene una longitud de onda más corta que los rayos de luz.

Para poder componer un rayo X, es necesario un dispositivo que le brinda temperatura muy elevada a un cátodo. Esto propicia que los electrones del cátodo se quiebren, más tarde el ánodo y adquieran una velocidad muy alta.

El choque de los electrones con los ánodos provoca un fotón de rayo X. Este intercambio sucede dentro de un tubo protegido que permite que los rayos se concentren, al tiempo que se escapan para tomar contacto con el tejido del cuerpo humano. El tejido suave del cuerpo humano no absorbe los rayos de alta energía, así que éstos lo atraviesan. Los huesos, al contener una mayor densidad, absorben la radiación.

Los rayos X terminan teniendo contacto con un mecanismo similar al de una cámara de fotos, que detecta los rayos y expone la radiación que ha atravesado los tejidos suaves, representándolos como áreas oscuras; y las zonas con mayor densidad como los huesos, son expuestos como áreas blancas. La imagen final se puede visualizar en una computadora que integra el equipo de radiografía, para su posterior impresión.

Aplicaciones de los rayos X

Desde el momento de su descubrimiento, los rayos X tuvieron diversas aplicaciones, sobre todo en medicina, pero también en seguridad y áreas diversas de la ciencia.

Publicidad de Google AdSense

Medicina

Los rayos X son utilizados en la especialidad de radiología, para ayudar a brindar diagnósticos más certeros. Son muy útiles a la hora de detectar enfermedades en los tejidos blandos, como neumonía, abscesos, cáncer de pulmón o edema pulmonar, entre otros. Asimismo, los rayos X detectan enfermedades óseas y son útiles para realizar procedimientos como estudios de contraste o angiografías.

Ciencia

Los rayos X resultan útiles para conocer la disposición de los átomos en los cristales. Otra aplicación importante en el área de la ciencia es en la astronomía, donde los rayos X componen satélites detectores que sirven para medir la energía y el número de fotones que contiene el objeto o elemento del espacio.

Seguridad

Seguramente todos conocemos los escáneres de paquetes y equipaje presentes en los aeropuertos. Además, los rayos X sirven para evitar estafas y ayudar a emitir certificados de autenticidad de obras de arte, piedras preciosas y perlas.

Riesgos de la exposición a rayos X

La radiación que producen los rayos X tiene un riesgo considerable para el tejido vivo. Una vez que un organismo es sometido a la radiación, mientras más lo haga, más riesgo tendrá.

Uno de los riesgos más importantes y significativos de exponerse durante un tiempo prolongado a la radiación de rayos X es el de padecer cáncer. Este riesgo aumenta dependiendo de la cantidad de dosis de radiación, el sexo biológico del paciente y la edad al momento de la exposición. También, hay riesgo de quemaduras en la piel y cataratas, pero esto se desarrolla con una alta exposición a los rayos X. En caso de mujeres, el hecho de someterse a rayos X sin anticipar a los técnicos sobre un embarazo, puede poner en riesgo la formación del feto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *