Cómo funciona un inyector

El inyector es uno de los componentes del sistema de inyección de un motor. Este permite introducir combustible hacia el motor en los momentos precisos y en la cantidad apropiada. Un mecanismo con semejante responsabilidad debe encontrarse adecuadamente ajustado y calibrado. De principio a fin, la inyección debe ser bien definida, sin permitir que posteriormente gotee combustible.

Qué es un inyector (motor)?

Un inyector del motor es uno de los elementos que compone el sistema de inyección en los motores. Están localizados en la culata o cabeza del cilindro y está formado por dos partes: Cuerpo y aguja, que contienen rebajes que logran una trasferencia de calor con el combustible más eficiente.

Publicidad de Google AdSense

Son piezas de alta precisión hechas en acero de la mejor calidad y que se han sometido a un ajuste meticuloso. Los inyectores no se pueden sustituir de forma separada sino en conjunto.

Es importante mantener la punta o tobera en una temperatura inferior a la que tiene el combustible descompuesto, así se evita que se acumule carbón en los hoyos. La punta en muchas ocasiones posee una camisa que conduce el refrigerante hacia la cabeza para enfriar esta zona eficazmente.

Para qué sirve el inyector (motor)?

La función del inyector en el motor es la de ingresar una cantidad específica de combustible hacia la cámara de combustión, de forma pulverizada. Distribuye, además, homogéneamente el combustible dentro del aire que está contenido en el interior de la cámara.

Como funciona el inyector (motor)?

En primer lugar, el combustible que procede de la bomba alimenta al inyector en su entrada. Este se abre paso hasta llegar a la aguja en la parte de inferior, pasando por conductos perforados ubicados en el cuerpo del inyector.

La aguja obstruye la salida cuando se empuja por medio de una varilla por el efecto de un resorte. Así el combustible no podrá acceder al interior de la cámara de combustión.

Publicidad de Google AdSense

Cuando aumenta suficientemente la presión de combustible en la entrada, por acción de la bomba de inyección, el vástago activa el resorte de la aguja. Al mismo tiempo, la fuerza de pulverización se ajusta a través de la tuerca ligada a este mismo vástago. El carburante procede a circular desde la entrada hasta llegar al conducto perforado ubicado en la portatobera.

La válvula de aguja, unida a la parte final de la punta, impide el paso del fluido por los orificios cuando va a presión a través de los conductos del inyector. La aguja se levanta cuando es necesario ingresar combustible pulverizado a la cámara de combustión. En este proceso se libera una cantidad pequeña de combustible hacia arriba, lubricando la aguja, la tobera y todos los demás componentes.

Tipos de inyectores (motor)

De acuerdo al funcionamiento de los inyectores, se pueden clasificar en dos tipos:

  1. Inyector mecánico: Eran los característicos de los motores Diésel hasta que se implementaron los sistemas de inyección con conducto único (common-rail). Su mecanismo se da por un sistema de alimentación que controla la cantidad y el momento en que se pulveriza el combustible de manera mecánica. Fueron usados también inicialmente en los motores que usan gasolina.
  2. Inyector electrónico: Son los que más se emplean en los motores a gasolina. Poseen muchos sensores que mandan la información a una unidad de control, la cual determina cuándo debe aportarse combustible y en qué cantidad. Se activan por la centralita y cierran por la recuperación del muelle interno o un resorte. En la actualidad también son utilizados en los motores Diésel con gran cantidad de inyecciones en cada uno de los ciclos.

Mantenimiento del inyector (motor)

A través de los inyectores pasa continuamente combustible, por lo que quedan expuestos a los residuos acumulados en el tanque del depósito. Sin poderlo evitar, estas impurezas pasarán en menor o mayor grado a la bomba de combustible unida a los inyectores.

Abusar de la reserva, utilizar filtros de mala calidad o no cambiarlos regularmente son los ingredientes perfectos para que los inyectores se deterioren prematuramente. Un daño en el sistema de inyección se traduce en averías del motor. Hasta una pequeña cantidad de suciedad en el inyector puede provocar tirones de acelerado o desacelerado.

Tipos de limpiezas de los inyectores

  • La limpieza con aditivos es la que implica agregar líquidos especiales al inyector para destaparlos. Es el método más barato del mercado, pero no es recomendado por los fabricantes porque estas sustancias pueden deteriorar más rápido esta pieza.
  • Otro tipo de limpieza es la de barrido, la cual consiste en colocar un estanque con liquido de limpieza en el auto. Cuando se hace el acoplamiento se enciende el motor para que la solución circule por el riel de combustible hasta agotar el fluido de limpieza. Este líquido es muy fuerte y debe diluirse bien para hacer una limpieza adecuada.
  • Finalmente está la limpieza por medio de ultrasonido. Este mecanismo consiste en sacar los inyectores y exponerlos a un banco de pruebas para lavarlos. También se les mide otras características como estanqueidad, resistencia, caudal y patrón de pulverización. Este es el mejor método y corrige todos los desperfectos de manera individual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *