Carbón

Carbón

En esta oportunidad hablaremos sobre el carbón, los diferentes tipos que hay, la formación, los elementos que lo componen y sus usos. Tengamos presente que el carbón o carbón mineral es una roca sedimentaria que se destaca por ser de un color oscuro, generalmente el negro, muy rica en carbono, aunque también la conforman elementos como el hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno. El uso más frecuente y cotidiano que se le da es como combustible fósil.

¿Qué es el carbón?

El carbón, como ya dijimos, es un combustible fósil de color oscuro, cuyo origen se da por la descomposición de vegetales terrestres, tales como hojas, maderas, cortezas y esporas que se hallan en zonas de pantanos, lagunares o marinas de escasa profundidad. Cabe destacar que se trata de un proceso que lleva varios millones de años hasta culminar.

Publicidad de Google AdSense

Usos del carbón

En la actualidad, el carbón en cuanto a su utilización sigue siendo de gran importancia, ya que representa un cuarto de la energía que se consume en el mundo, una fracción que sólo es superada por el petróleo. La generación de electricidad es la tarea en la que más se utiliza el carbón mineral, pero también se emplea en la producción de acero y cemento, además de ser parte de distintos combustibles líquidos. En zonas alejadas de las conexiones de gas natural, es utilizado por las personas para cocinar y calentarse, puesto que suele ser económico.

Tipos de Carbón

En el mundo existen solamente 4 tipos de carbón: turba, lignito, hulla y antracita. Su orden de menor a mayor calidad y pureza de carbono es: turba (55% de carbono), lignito (60% hasta el 75% de carbono), hulla (75% hasta el 85% de carbono) y por último, antracita (95% de carbono). Veamos sus propiedades de manera individual:

  • Carbón turba: Se trata del carbón que se origina durante la primera etapa de formación que se da en zonas de pantano con bajos niveles de oxígeno. Además, es el carbón con menor contenido de carbono y menor capacidad calorífica al entrar en combustión.
  • Carbón lignito: Se trata de un mineral que se origina por la compresión de la turba anteriormente nombrada, lo que la transforma en un elemento que se desgrana fácilmente y en la que todavía se pueden identificar algunos componentes vegetales. Suele ser de un color negro pardo, con una estructura que se asemeja a la madera. Al igual que la turba, su capacidad calorífica es baja.
  • Carbón hulla: Se trata de una roca orgánica formada por sedimentos, perteneciente a la Era Paleozoica. Su color es negro, tiene una dureza alta, pero aún así resulta quebradiza. Su formación es la consecuencia de millones de años de descomposición de la materia vegetal de bosques primitivos. A pesar de esta caracteristica (la antigüedad), es el tipo de carbón que mayor presencia tiene en el planeta. A diferencia de los dos tipos anteriores, la capacidad calorífica del carbón hulla es más alto.
  • Carbón antracita: Este tipo de carbón se reconoce por su color que, si bien es negro como los ya mencionados, es más brillante y no mancha las manos al tocarlo. Casi no contiene humedad. Se trata de un elemento más amigable con el ambiente, ya que no tiene niveles contaminantes muy altos y, además, su capacidad calorífica es alta.
Publicidad de Google AdSense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *