Carretillas elevadoras o Montacargas

Carretillas elevadoras o Montacargas

Este artículo tratará sobre los montacargas, también conocidos como carretillas elevadoras, aunque no son las carretillas ordinarias utilizadas en construcción.

Qué es una carretilla elevadora o montacargas

El montacargas es un vehículo de contrapeso trasero acompañado de dos horquillas, utilizado en la industria en general para la carga, descarga, transporte, subida o bajada de palets y contenedores de todo tipo.

Publicidad de Google AdSense

Hay variados modelos de montacargas, pero todos cumplen la misma función: El soporte y transporte mediante la parte delantera del eje del vehículo, así como la posibilidad de su movimiento descendente y ascendente a través del aparato de elevación, como lo pueden ser poleas o eslingas.

Tipos de carretillas elevadoras o montacargas

Según la necesidad de transporte que necesite la carga, el montacargas podrá ser de alguno de estos tipos, ya sea eléctrico o a bomba de combustión, según el caso:

Carretillas o montacargas de contrapeso

montacargas de contrapeso

Es el modelo más utilizado y común a nivel global. En este tipo hay cuatro ruedas y las horquillas sobresalen por el frente del vehículo y pueden transportar diferentes tipos de carga, con un gran soporte en cuanto a las toneladas a mover, subir o bajar.

Los montacargas de este tipo pueden ser

Publicidad de Google AdSense
  • Térmicos de motor diésel: Se recomienda su uso en exteriores.
  • Térmicos de gas propano: Recomendadas para uso en interiores, así como para uso mixto.
  • Eléctricos: Su uso se limita a interiores preferentemente y, en caso de usarse en exterior, no debe haber superficies mojadas o situación de lluvia.

Carretillas o montacargas de 3 ruedas

montacargas de 3 ruedas

Tienen la misma función que el modelo anterior, pero poseen una sóla rueda trasera. Este montacargas se usa para cargas de bajo peso y tiene a su favor una mayor maniobrabilidad al poseer una rueda sola en uno de sus ejes, por lo que se la recomienda para trabajo en espacios reducidos.

Carretillas o montacargas retráctiles

montacargas retráctiles

Tienen una gran maniobrabilidad y poseen una altura de elevación máxima, ofreciendo así la posibilidad de alcanzar diferentes distancias debido a esto. Su uso se recomienda en almacenes, ya que son espacios por lo general altos y estrechos.

Transpaletas manuales

Transpaletas manuales

Estos montacargas no poseen motor ni requieren de un operario con registro para su uso. Sin embargo, la persona que la lleve puede transportar hasta 3500 kg de peso. Se usa de forma masiva en almacenes, mercados e industrias de todo tipo.

Transpaletas eléctricas

Transpaletas eléctricas

Funcionan de manera similar a las manuales, pero la elevación y carga en este caso es realizada por un motor eléctrico incorporado a la máquina.

Cómo funciona una carretilla elevadora o montacargas

Veremos el funcionamiento habitual de un montacargas de tipo estándar, independientemente de si es a batería o a combustible. Estos modelos poseen su contrapeso en la parte trasera y basan su funcionamiento en un sistema hidráulico, que está unido a la parte delantera y es quien realiza el trabajo de la máquina.

Desde la palanca que acciona el operario es donde se da la orden al sistema hidráulico de generar trabajo en el transporte de material. De esa manera, se regula el paso del aceite por el sistema hidraúlico, determinando si las palas suben o bajan.

La sección de elevación también se maneja con palancas, las cuales mueven las horquillas para poder tomar y trasladar la carga de forma eficiente y segura. De esa forma, gracias al contrapeso ofrecido por el montacargas, el operario puede activar el sistema hidráulico de manera exitosa y utilizar la maquinaria en óptimas condiciones.

Partes de una carretilla elevadora o montacargas

  • Cabina: Es la sección que contiene al operario.
  • Tanque de combustible: En caso de ser maquinaria a combustible, el tanque almacenará la sustancia en él. En caso de ser eléctrico, contará con una batería.
  • Contrapeso: Es una estructura de hierro forjada que se brinda como contrapeso a las cargas a levantar.
  • Chasis: Es la estructura que cubre el motor y otras partes mecánicas del montacargas.
  • Ejes: Son los pares de ruedas que tiene la máquina. Al eje trasero se le conoce como eje de dirección y a las delanteras como ejes de tracción, ya que la o las primeras brindan dirección al montacargas y las delanteras ofrecen la tracción para mover la carga hacia alguna dirección.
  • Horquillas: Son dos paletas metálicas, encargadas de sujetar los pallets o cargas.
  • Carro portahorquillas: Como su nombre lo indica, está construido para la sujeción de las horquillas.
  • Cilindro hidráulico: A través de él corre el aceite y se realiza la fuerza hidráulica para la elevación y transporte de cargas.
  • Mástil: Es la estructura por la cual el montacargas realiza su movimiento vertical hacia abajo o arriba.

partes de un montacargas

Dentro de la cabina contamos con las siguientes partes:

  • Asiento: De orden ergonómico y regulable, cuenta con cinturón de seguridad para el operario.
  • Palancas hidráulicas: A través de ellas se activa la fuerza hidráulica.
  • Frenos y acelerador: Diseñados para operar la parte mecánica del montacargas.
  • Volante: Diseñado para darle direccionamiento a la máquina.
  • Luces: Activan las luces del equipo para advertir sobre movimientos de, por ejemplo, retroceso.

Características de las carretillas elevadoras o montacargas

  • Pueden ser de motor eléctrico, diésel, motor de combustión interna o accionados por gas licuado de petróleo.
  • Debido a la gran contaminación acústica que pueden llegar a provocar, se recomienda el uso de montacargas eléctricos en espacios pequeños, ya que son los que menor ruido generan.
  • Para la seguridad del operario y la zona en que se use la maquinaria, el montacargas puede contar con sistemas para detectar peatones, ya sean sensores de proximidad, ultrasonido o radiofrecuencia.
  • El mantenimiento en montacargas es crucial, ya que un desperfecto puede poner en riesgo al trabajador. Se suelen hacer diferentes tipos de mantenimiento, desde preventivos a programados, pasando por extraordinarios o predictivos en caso de que se asuma o suponga algún potencial daño o reparación del vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *